lunes, 27 de febrero de 2017

Emprendedor aconseja a su empleado


Estimado Roberto Petrelo:

Quizás te extrañe este mail pero te aseguro que esperanzado vengo a pedirte ayuda.
En primer lugar, quiero confirmarte que tu trabajo es el que pone en marcha mi capital, sin lo cual desaparecería en 5 años.
Pero lo que quizás no sabes es que no son tu cuerpo y tu mente los que me ayudan.
Tu cuerpo y tu mente son sólo tus herramientas de trabajo.

El que trabaja realmente eres tú, el "árbol de conocer y decidir" que te diferencia de las demás especies, el espíritu. Tu espíritu maneja tu cuerpo como si fuera por control remoto, no se sabe desde dónde.

Nosotros los emprendedores sabemos eso que a los laburantes se les oculta.
El árbol del conocer y decidir
Los humanos no somos mortales. Ese "árbol de conocer y decidir" es como el control remoto mediante el cual recibes la información de los sentidos del cuerpo, la clasificas, la razonas, y tomas una decisión ante cada desafío.
Sin ir más lejos es lo que estás haciendo ahora al leer esta carta.
Los frutos de tu árbol no se comen en esta vida. Quedan como patrimonio para tu próxima vida.
O acaso no has advertido que los homosexuales tuvieron un cuerpo del sexo opuesto. Lo que más recordamos de nuestra vida anterior es nuestra preferencia sexual.
¿No has advertido que difícilmente un homosexual quiera ser un laburante sino un famoso de éxito? Es que han vivido muchas vidas y no pudieron encontrar un cuerpo de su género que fuera apto para el nuevo escalón, para el nuevo desafío.
¿No has advertido que nosotros los emprendedores estamos en esta vida disfrutando los frutos que generamos en vidas pasadas?
Los laburantes, que son bien machos (o hembras),
¿no advierten que su vocación y preferencias cromáticas y musicales no parecen de esta vida?

Bien, vamos al grano. 
El objetivo excluyente de la vida es trabajar. El ocio no le sirve a tu espíritu eterno.

La paga que reciben los trabajadores en el mundo físico es tan sólo una simulación de otro proceso sagrado. Es una parábola (como la de los talentos) para que pueda ser entendida por quienes aún no vislumbran la eternidad de los objetivos del Creador.
El Excedente nunca llegó

 Desde la Revolución Industrial esa simulación ha sufrido una importante des-naturalización. El trabajo comenzó a pagarse por su costo y no por su verdadero precio. Es decir que la ganancia por el trabajo humano no quedaba en su verdadero dueño.

Para resolver los conflictos se apeló a una Segunda Postura, que consistía en crear una infra-estructura estatal que intentara reconstruir esa simulación. No lo logró porque se dejó de producir excedentes.

 Luego, una Tercera Postura llamada Doctrina Social de la Iglesia, intentó que los excedentes generados por el capital fueran intangibles y que los del trabajo fuesen administrados por el Estado.
Para eso se instituyó el famoso Impuesto a los Réditos Empresarios. 
No apuntó al verdadero objetivo de la simulación, que era que los excedentes del trabajo humano quedaran en el individuo, en el espíritu que los generaba.
Apuntó a una formalidad discrecional pero logró lo que nadie antes: 
Aisló el fruto del trabajo, el fruto de ese "árbol de conocer y decidir" que el Génesis indica no comer para no transformarnos en esclavos.

Es el pecado que venimos cometiendo desde la revolución Industrial.
Inadvertidamente, en ese momento el porcentaje esclavo aumentó al 90%.

 Para concluir, estamos en un momento especial, ante una última oportunidad de reconstituir la simulación del Karma.
 Sólo tenemos que utilizar el dinero del Impuesto al Rédito Empresario para participar ganancias al personal de esa empresa. 
¡Es decir que la tercera parte de las ganancias de nuestra empresa será para el personal!
Es la Cuarta Postura, el regreso al ENTUSIASMO LABORAL


Mirá el proyecto de ley  que puede ingresar en el congreso el 1° de mayo.
Necesito que me ayudes a convencer a Macri que la presente al Congreso.
http://proyectoactitud.blogspot.com/2013/11/la-ley-que-acabara-con-el-populismo.html


Un abrazo, y buena suerte amigo.

viernes, 17 de febrero de 2017

¿Cuándo se perdió el entusiasmo laboral?



¿Qué pecado cometimos para que el trabajo fuera una esclavitud en vez de una fuente de prosperidad?

La escandalosa degradación de la especie humana (obra cumbre de Dios), nos obliga a escudriñar en los más profundos pliegues de su creación.

El objetivo excluyente de la vida es trabajar.

La paga que reciben los trabajadores en el mundo profano es tan sólo una simulación de otro proceso sagrado. Es una parábola (como la de los talentos) que pueda ser entendida por quienes aún no vislumbran la eternidad de los objetivos del Creador.


 Desde la Revolución Industrial esa simulación ha sufrido una importante des-naturalización. El trabajo comenzó a pagarse por su costo y no por su verdadero precio. Es decir que la ganancia por el trabajo humano no quedaba en su verdadero dueño.

Para resolver los conflictos se apeló a una Segunda Postura , que consistía en crear una infra-estructura estatal que intentara reconstruir esa simulación. No lo logró porque se dejó de producir excedentes.

 Luego una Tercera Postura, la Doctrina Social de la Iglesia, intentó que los excedentes generados por el capital fueran intangibles y que los del trabajo fuesen administrados por el Estado.
Para eso se instituyó el famoso Impuesto a los Réditos Empresarios.
No apuntó al verdadero objetivo de la simulación, que era que los excedentes del trabajo humano quedaran en el individuo, en el espíritu que los generaba.

Apuntó a una formalidad discrecional pero logró lo que nadie antes: 
Aisló el fruto del trabajo, el fruto de ese árbol de conocer y decidir que el Génesis indica no comer para no transformarnos en esclavos.

Es el pecado que venimos cometiendo desde la revolución Industrial.
Inadvertidamente, en ese momento el porcentaje esclavo aumentó al 90%.

 Para concluir, estamos en un momento especial, ante una última oportunidad de reconstituir la simulación del Karma.
 Sólo tenemos que utilizar el dinero del Impuesto al Rédito Empresario para participar ganancias al personal de esa empresa. 
Es la Cuarta Postura, el regreso al ENTUSIASMO LABORAL

Vea el proyecto de ley  que ingresará en el congreso el 1° de mayo
http://proyectoactitud.blogspot.com/2013/11/la-ley-que-acabara-con-el-populismo.html

jueves, 5 de enero de 2017

Carta Abierta a Dujovne

CARTA ABIERTA al
Señor Presidente de la
Comisión de Análisis para  la Reforma Tributaria
Don Nicolás Dujovne:

Por sugerencia del Dr. Domingo Cavallo le presento una propuesta intentando sumar al importante análisis que vuestra misión implica para nuestro país.
Consiste en una revisión profunda de la doctrina que ha inspirado nuestra legislación tributaria y laboral y que a pesar de sus buenas intenciones ha dilapidado crecientemente  la potencialidad productiva del 90% de los protagonistas del proceso productivo: los empleados de la mayoría de los emprendimientos.
Los detalles están expresados en el libro "Siembra, y Cosecharás" (que puede leerse en la web) donde se investiga sobre las motivaciones naturales  que entusiasman al hombre común como para involucrarse con los resultados de los emprendimientos, sin aumentar sino disminuyendo los costos de producción.
Conociendo ese  objetivo vital, y cuyo apartamiento podría ser la causa de este desequilibrio social, veamos cómo podemos retornar a la natural armonía.

Este desequilibrio apareció cuando el trabajo comenzó a remunerarse por su costo (no por su precio), error que al principio de la revolución industrial  cometieron los emprendedores.
Los laburantes no podían prosperar trabajando lo que comenzó a esmerilar sus ganas de trabajar.
La ganancia del trabajo quedaba en manos del empleador.

Para contrarrestar esas nuevas relaciones laborales sobrevino una segunda postura que estatizó las empresas intentando volver a equilibrar la sociedad. Pero subestimó la valiosa actitud humana de trabajar para  prosperar.
El empleador pasó a ser el Estado y la ganancia de los trabajadores seguía confiscada.
Los laburantes tampoco podían prosperar trabajando lo que comenzó a destrozar sus ganas de trabajar.

Y ahora, una tercera postura, inspirada en la Doctrina Social de la Iglesia, hizo que el Estado cometa el mismo error que los emprendedores  de las primeras horas de la revolución industrial. Con el insólito Impuesto a los Réditos o a las Ganancias de las Empresas se vuelve a quedar con el fruto excedente de su personal. Este sistema que hoy rige en la gran mayoría de los países, podría denominarse genéricamente "populismo".


Los laburantes siguen sin poder prosperar trabajando lo que los pone a punto de la delincuencia.
Ya se olvidó de las ganas de trabajar.
La ganancia del trabajo está quedando en el Estado mediante el eufemismo de Impuesto a la Ganancia de la Empresa.
Obviamente que así no se resuelve el desequilibrio, sino que lo institucionaliza, contraviniendo el principal objetivo de los humanos que no es colectivo sino indudablemente individual:

Cada uno producirá más que sus consumos sólo cuando cobre la diferencia.

El trabajo es una mercancía muy particular:
Si se paga al costo, termina costando más que lo que vale.
Si se paga al precio, vale más que el precio.

Entonces ¿cómo podemos retomar el camino natural de la economía?
Será necesario utilizar el dinero del Impuesto a las Ganancias de las Empresas para participar al personal propio y de terceros de “esa” empresa. Ello significa volver a remunerar el trabajo por su precio y no por su costo. No respetarlo hizo que el costo del trabajo se haya vuelto MAYOR  que su precio y eso colapsó toda la economía.
Seguramente las provincias renunciarán a la coparticipación de este impuesto cuando adviertan que con esta  nueva ley lograrán pleno empleo en sus economías.


Vea el proyecto de ley completo
http://proyectoactitud.blogspot.com/2013/11/la-ley-que-acabara-con-el-populismo.html


viernes, 30 de diciembre de 2016

Cristina, ¿cabeza de turco?


No permitamos que la grieta sea usada para volver a ocultar al autor intelectual del atentado a la AMIA.

La institución que voló la AMIA tuvo que asesinar a Nisman para ocultar su crimen, pues se vió descubierta.
El terrorista es el más insospechado de nuestro país, nuestro rey!


El vaticano es capaz de CUALQUIER COSA para proteger el Art.2 de la CN, que mantiene para nuestro país el status de virreinato que tenía en el 1800.

En el año 1994 el vaticano sentó a Menem y a Alfonsín en el Pacto de Olivos y les dijo que evitaran a CUALQUIER PRECIO que en la reforma de la Constitución se afectara el Art. 2.

Pero resulta que la Universidad de Tel Aviv emitió un documento denunciando que latinoamérica era el único lugar del mundo en que al culto no lo sostienen sus fieles sino el gobierno populista.
Y ahí tronó el escarmiento, y vino el misterio, la liberación de la zona y los jueces catequizados.


Mientras no deroguemos el Art. 2 de la Constitución Nacional seremos virreinato.
Habrá misterio, peronismo y clientes.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

¿Quién determina la rentabilidad de una empresa?

El empresario decide muchas cosas en su empresa, como las inversiones, la política de recursos humanos, la política de ventas, de publicidad, etc.
Y todas esas decisiones buscan mayor rentabilidad.

Sin embargo, la llave final, lo que realmente determina la ulterior rentabilidad, curiosamente la tiene el personal de la empresa. Y eso depende de la manera en que esa rentabilidad se vincule con su suerte.

El empresario podrá condicionarlo, sobornarlo y hasta reemplazarlo, pero el humor del personal permanecerá mientras no se modifique esa relación laboral.

Muchos emprendedores creen que su personal no decide su ganancia. Sin embargo, los empleados por el contrario creen que son su principal motor.

Pero si hacemos el cálculo preciso tomando en cuenta los respectivos costos, la tercera parte de las ganancias fue generada exclusivamente por el personal de esa empresa que se brindó por encima de lo exigido.

El resto, en la mayoría de los casos, es mérito del capital.

El Estado no sólo que debe retener esa tercera parte (como lo hace) sino que además, debe pagarla. Es participación en las ganancias.
Para los empleados volvería a ser conveniente esforzarse y desarrollar creatividad. Y entonces contratar personal dejaría de ser un peligro y volvería a ser negocio.

Se puede acabar con el desempleo y con la pobreza con esa simple medida resorte exclusivo del Estado.
No se trata de “crear fuentes de trabajo” sino de que cada empleado tenga una meta en su trabajo. Todo lo demás viene por añadidura.
Cuando la rentabilidad sea generada por el personal en sinergia con su empleador, todo será diferente.
La disminución de costos, la creatividad y lo que pague el cliente demandante del producto o servicio, harán que la inflación y las mafias sindicales dejen de existir por inconducentes.

sábado, 19 de noviembre de 2016

La doctrina que los parió


¿Hay salida?
La decadencia no es culpa de los gobiernos sino de la doctrina que los parió..., pero quién renegaría de su propia madre?
Estudios recientes basados en investigaciones internacionales, demuestran cómo, no sólo en la Argentina sino en el mundo entero, el des-mejoramiento del nivel de vida y la falta de acceso a mayores oportunidades están directamente relacionados con 
la doctrina social asistencialista, que fuera inducida por la movida internacional de los Derechos Económicos del Hombre.
Eso se puso de moda en los años 60 y contó con la adhesión formal de todos los países que la incorporaron en su legislación tributaria y laboral.


La vía para implementar estas políticas populistas son los planes asistenciales financiados con "la diferencia entre el precio y el costo del trabajo humano", que es arteramente retenida por el Estado como Impuesto a las Sociedades.
Esos planes insumen la friolera de ciento veinte mil millones de pesos anuales que, medidos al tipo de cambio oficial, trepan a casi 15 mil millones de dólares.

Lo más dramático del caso es que esa fortuna no ha servido ni sirve para terminar con la pobreza, ni para mejorar sustancialmente el nivel de vida de la gente. Parecen, al contrario, preparados para endulzar con demagogia los oídos de las personas que menos tienen, para "hacer como" que el gobierno se preocupa por los pobres, pero al mismo tiempo para lograr que esa franja social quede estancada en la dependencia de los planes, sin poder iniciar un camino de independencia económica personal.

Es en este punto en donde no puede dejar de sospecharse una artera maniobra de doble filo: conquistar a las masas más pobres con limosnas estériles pero no permitirles que de verdad progresen y salgan de la pobreza, porque se presume que, en ese caso, esa gente será mentalmente más independiente, se educará mejor, vivirá mejor y, por lo tanto, será menos dependiente políticamente del gobierno. 
Se trata de una especie de cinismo en donde el Estado cubre las necesidades de "sus pobres" para que ellos sustenten al gobierno.

No es extraño que siguiendo esta política el populismo haya hecho un sinónimo del buen gobierno a aquel que más planes sociales tiene o desarrolla, cuando, en realidad la medida ideal de la mejor administración sería aquella que demostrara que durante su gestión fue posible eliminar la mayor cantidad de planes de asistencia. Esa sería la mejor medida de su eficacia económica, de lo verdaderamente "popular" de su política y de su eficiencia en la administración de los recursos.


La propuesta de la Cuarta Postura es una drástica modificación en las relaciones laborales  que haga que los planes vayan rechazándose por ser más un perjuicio que un beneficio. Consiste en utilizar el dinero del Impuesto a la Ganancia de las Empresas para participar ganancias al personal de la misma.



Probablemente cuando empecemos a medir la "popularidad" de un gobierno no por la cantidad de planes asistenciales que crea sino por la cantidad que elimina, habremos empezado a transitar no solo el camino del progreso sin también el de la verdadera libertad.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

CARTA ABIERTA A PRAT GAY

CARTA ABIERTA al
Señor Presidente de la
Comisión de Análisis para  la Reforma Tributaria
Don Alfonso Prat Gay:

Por sugerencia del Dr. Domingo Cavallo me atrevo a presentar una propuesta intentando sumar al importante análisis que vuestra misión implica para nuestro país.
Consiste en una revisión profunda de la doctrina que ha inspirado nuestra legislación tributaria y laboral y que a pesar de sus buenas intenciones ha dilapidado crecientemente  la potencialidad productiva del 90% de los protagonistas del proceso productivo: los empleados de la mayoría de los emprendimientos.

Los detalles están expresados en el libro "Siembra, y Cosecharás" (que puede leerse en la web) donde se investiga sobre las motivaciones naturales  que entusiasman al hombre común como para involucrarse con los resultados de los emprendimientos, sin aumentar sino disminuyendo los costos de producción.
Conociendo ese  objetivo vital, y cuyo apartamiento podría ser la causa de este desequilibrio social, veamos cómo podemos retornar a la natural armonía. Este desequilibrio apareció cuando el trabajo comenzó a remunerarse por su costo (no por su precio), error que al principio de la revolución industrial  cometieron los emprendedores.
Para contrarrestar esas nuevas relaciones laborales sobrevino una segunda postura que estatizó las empresas intentando volver a equilibrar la sociedad. Pero subestimó la valiosa actitud humana de trabajar para  prosperar, y  también fracasó.
Y ahora, una tercera postura, inspirada en la Doctrina Social de la Iglesia, hizo que el Estado cometa el mismo error que los emprendedores  de las primeras horas de la revolución industrial. Con el insólito Impuesto a los Réditos o a las Ganancias de las Empresas se vuelve a quedar con el fruto excedente de su personal. Este sistema que hoy rige en la gran mayoría de los países, podría denominarse genéricamente "populismo". Obviamente que no resuelve el desequilibrio, sino que lo institucionaliza, contraviniendo el principal objetivo de los humanos que no es colectivo sino indudablemente individual:

Cada uno produce más que sus consumos cuando cobra la diferencia.

El trabajo es una mercancía muy particular:
Si se paga al costo, termina costando más que lo que vale.
Si se paga al precio, vale más que el precio.

Entonces ¿cómo podemos retomar el camino natural de la economía?
Será necesario utilizar el dinero del Impuesto a las Ganancias de las Empresas para participar al personal propio y de terceros de “esa” empresa. Ello significa volver a remunerar el trabajo por su precio y no por su costo. No respetarlo hizo que el costo del trabajo se haya vuelto MAYOR  que su precio y eso colapsó toda la economía.
Seguramente las provincias renunciarán a la coparticipación de este impuesto cuando adviertan que con esta  nueva ley lograrán pleno empleo en sus economías.
Los excedentes del trabajo humano deben volver a su dueño, como era antes de la revolución industrial.

Si lo logramos, el desempleo (la mayor paradoja de hoy y todas sus lacras) desparecerá en cuestión de meses. Contratar personal será el mejor negocio. Podemos decir entonces sin temor a equivocarnos, que si no se utiliza para participar ganancias al personal de esa empresa, el Impuesto Ganancia Empresa es una burda exacción, quizás la más escandalosa de la historia porque no sólo afecta el patrimonio del 90% de la humanidad sino que bloquea su desarrollo como persona.
Investigando su origen encontramos que sería un argentino (Federico Pinedo) quien por primera vez en el mundo reclamó a las empresas inglesas, una parte de su rentabilidad.

Vea el proyecto de ley completo

Ingeniero Néstor González Loza

DNI 10190066