miércoles, 24 de junio de 2015

¿Dónde reside el poder del populismo?

Está visto que el populismo, lenta pero inexorablemente nos empuja a la degradación social.

De manera que es hora de ir pensando en declararle la guerra abiertamente y bombardear su cuartel general.

Pero su poder reside en un lugar secreto, una especie de bunker muy bien disimulado.
Cuando yo señalo a ese lugar, nadie se molesta ni siquiera en revisarlo porque parece intrascendente.

En un laboratorio transforman a los humanos en corderos, les quitan sus objetivos vitales, los hacen vulnerables y fáciles de manejar.


Desde pequeños comienzan a borrarle su natural incentivo a la prosperidad diciéndoles que el trabajo es una carga social y no una fuente sustentable de prosperidad y felicidad
.
Más adelante, cuando ya idolatran a los corderos que nunca trabajan y viven de Dios, les hablan de la "solidaridad obligatoria" de manera que les hacen sentir que la prosperidad es un pecado.
Les inculcan una doctrina social dictada por los papas, que borra completamente los objetivos que Dios encomendó a los humanos.
 

Entonces a la persona, luego de todo ese adoctrinamiento, le parece natural que a la diferencia entre lo que el consumidor y el empleador le pagan por su trabajo, quede en manos del Estado re-distribuidor.
Justifican el eufemismo del "impuesto solidario", que no es otra cosa que recaudar de cada empresa la participación en las ganancias que correspondía al personal, para volcarla en los indolentes que eternizan semejante atropello con su voto.

¡Pero hay buenas noticias!

Semejante super-estructura descansa sobre un solo punto, por lo que el populismo se vuelve muy vulnerable.
Ya descubrimos el bunker al que hay que bombardear para ganarle la guerra!


Al populismo no se le gana con su mismo discurso populista sino invitando a todos a la fiesta de la producción.


Si logramos que el Impuesto Ganancia Empresa sea para participar ganancias al personal, la doctrina social caerá, trabajar y esforzarse será más conveniente que "lo otro" y así las mafias se quedarán sin clientes en cuestión de meses.
El desempleo desaparecerá porque contratar personal será el mejor de los negocios.
Y una vez que acabemos con el desempleo, que es el general en j
efe enemigo, la guerra habrá terminado.

Victoria de la armonía, de la sinergia, de la libertad.

martes, 16 de junio de 2015

¿Faltan objetivos vitales?


¿Por qué a cada vez más personas les faltan objetivos vitales?
Cada vez que uso la palabra "plusvalía" en mi blog me saltan a la yugular con expresiones infantiles como...
"eso es del siglo XIX",
"la lucha de clases no existe"
y cosas por el estilo.


Entonces pensé..."pero, si el populismo jamás les permitió leer sobre plusvalía!
No tienen la más remota idea de su existencia"


Tesis:
Prohíben explicar la plusvalía para que ser esclavo siga siendo normal.

Demostración:
Humildemente voy a intentar revelar en pocas palabras por qué el populismo no quiere que tú sepas sobre la plusvalía.

Plusvalía es la diferencia entre lo que el consumidor y tu empleador pagan por tu trabajo.

Si un esclavo se entera que su trabajo tiene un precio mayor al que le paga su amo, lo más probable es que lo abandone después de matarlo a trompadas.

Después que se "abolió" el esclavismo, había que esconder estos pensamientos peligrosos.
No vaya a ser que en serio se acabaran los esclavos!

Los empleadores, luego de la revolución industrial, comenzaron a facturar en gran escala esa diferencia.
Y sobrevinieron así conflictos globales que culminaron de manera sorprendente.
En Asia, que no eran empleadores sino funcionarios estatales, también estaban preocupados por la posibilidad que se acabaran en serio los esclavos.
Entonces le declararon la guerra a occidente, no por cuestiones de fondo sino para ver quién se quedaba con el botín.


Ya en el siglo XX aparece en escena el peor de los piratas, el que se queda con tu dinero manipulando tu mente y te dijo: Si lees a Marx, Dios te va a castigar.

E inventó el peor instrumento de tortura:
Arrebató la plusvalía a todos los empresarios del mundo bajo el eufemismo de Impuesto Ganancia Empresa.
Recuperó la plusvalía ¡Y SE LA QUEDÓ!

Esa plusvalía antes quedaba en manos de los empleadores, en lo que se denominaba sistema capitalista.
Luego vino la doctrina social populista que logró arrebatarles a los empleadores esa plusvalía, bajo el eufemismo de "impuesto ganancia empresa"

Pero como no la entrega a sus dueños, éstos no pueden lograr su merecida prosperidad para continuar aportando al mundo más que lo que consumen.
La doctrina social populista abate a los esforzados y envalentona a los indolentes porque dice que prosperar es inmoral.
Y cada vez hay menos hijos de matrimonio talentoso.

Corolario:
Es impostergable comenzar a utilizar el "impuesto ganancia empresa" para participar ganancias al personal si se pretende que la sociedad no se siga degradando en talento decreciente.
Si el talento global sigue en caída, hasta pueden desvirtuarse los géneros humanos.

A esta investigación se le llama "Doctrina de los Talentos" porque respeta lo que Jesús enseñaba en su parábola de los Talentos.