jueves, 28 de febrero de 2013

¿Cuánto vale tu trabajo?



Para mayor simplicidad, este análisis se hará para un empleado de una fábrica de sillas pero puede generalizarse a cualquier otro empleo, con las adaptaciones convenientes.
Supongamos que la empresa en la que trabajas rigen los siguientes valores:
Cada silla tiene 
$50 de materiales y energía, 
$10 de sueldo del personal y 
$20 de “sueldo” del capital (son los costos que implica disponer del galpón y las máquinas, como mantenimiento, reparaciones y repuestos, seguros, impuestos, amortización y el interés que debe llevarse el dueño de esas cosas).
Si la empresa está en equilibrio, no gana ni pierde. Factura $80 por cada silla.


Pero si un día, a ti y a tus compañeros se les ocurriese producir dos sillas en el tiempo que hacen una y con las mismas máquinas, tu trabajo valdría un poco más.
El costo de
energía y materiales durante ese lapso  pasaría de $50 a $100. Pero se podrían vender dos sillas. Se facturarían $160.
Pero, como los costos de capital y personal serían los mismos $30, la ganancia de la empresa serían otros $30
Eso implica que tu decisión de esforzarte un poco más y desarrollar tu creatividad hizo aumentar el valor de tu trabajo. Si bien los costos de mantenimiento, amortización aumentan al doble, el dueño del capital puede cobrar el doble de interés y puede ahorrarse los costos de seguros e impuestos, porque se pagarían con la ganancia.
Pero obviamente tu trabajo ya no vale $10 sino $20.

¿Por qué nunca se te ocurre trabajar más de lo necesario?
Muy simple, porque de los $30 de ganancia, el Estado en su intención de “redistribuir” la riqueza mediante  esta “solidaridad obligatoria” confisca tus $10 como Impuesto a las Ganancias de "tu" empresa.
Pero si modificáramos las relaciones laborales, si el Estado depositara esos $10 en tu caja de ahorros, se te ocurriría más a menudo compatibilizar tus objetivos con los de tu empresa. Y se compatibilizarían los objetivos de empleador y empleado, lo cual haría que contratar personal deje de ser un peligro y vuelva a ser el mejor negocio. En cuestión de meses, se acabaría el desempleo.



Ten siempre presente que otro paga un precio por tu trabajo, pero tú percibes sólo el costo debido a que el Estado se queda con la diferencia.

En la generalidad de las empresas existe actualmente una situación intermedia entre el equilibrio y la doble producción.
El Estado, en Argentina recauda aproximadamente 60.000 millones anuales en concepto de ese Impuesto a las Ganancias de las Sociedades.
Si ese dinero fuera bien administrado, tú, en lugar de cobrar 13 sueldos por año, podrías cobrar 16 sueldos por año, aún con esta despreocupación por los resultados de tu empresa.
Pero cuando tu actitud se modifique, generarás más sueldos por año, como fruto exclusivamente de tu mayor esfuerzo y creatividad, dinero no se le sacaría a nadie, porque es tuyo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario será bienvenido!