martes, 19 de marzo de 2013

Doctrina de los Talentos


Intentaré resumir la Doctrina de los Talentos, o Cuarta Postura, para hacerla más comprensible:

a- Se nos ha incorporado el "árbol del conocer y decidir" para que colaboremos en la tarea creativa.

b- Su fruto es ese excedente entre lo que producimos y lo que consumimos, que es lo que nos diferencia del resto de las especies porque genera el progreso.

c- Se nos indica (mediante revelaciones, especialmente mediante sueños a ser transformados en "escrituras sagradas") que ese fruto no debe comerse porque eso haría que el trabajo deje de ser la principal fuente de felicidad individual para convertirse en una carga obligatoria para la subsistencia.

d- La producción de excedentes es una tarea compleja, ya que es necesario el concurso de diferentes géneros para que el sistema económico sea verdaderamente efectivo. Entonces se han creado cuatro géneros básicos, diferenciados por incentivos diferentes y objetivos diferentes que producen esa felicidad. Son 600 asalariados buscando previsibilidad, 60 emprendedores buscando ganancias, y 6 líderes buscando prestigio… por cada místico buscando ser tenido en cuenta por su Dios.
Los cuatro objetivos son logrados por el trabajo en sus diferentes versiones.

e- Ese fruto que cada uno consigue buscando su felicidad no se pierde al morir, ya que se transforma en más ventura para la próxima vida. Ese proceso es conocido como "el reino de los cielos" o como "karma" en los diferentes idiomas.

f- Se dice "sobre mucho le pondré" a quien más rentabilidad logre en su búsqueda de felicidad y prosperidad. Y se nos pronostica "llanto y crujir de dientes" a quien no trabaja y entierra su fruto en lugar de, como mínimo, entregarlo a los banqueros para que rinda algún interés mínimo.

Como ven, la parábola de los talentos dice mucho más que lo que se sabía.

Una vez conocido el principal objetivo de los humanos, y cuyo apartamiento es la causa de este desequilibrio social, estudiemos cómo se produjo y cómo se retorna a la natural armonía social.

Este desequilibrio social apareció cuando el trabajo comenzó a remunerarse por su costo y no por su precio, cosa que primero perpetraban los emprendedores al encontrarse con la producción industrial, y ahora perpetra el Estado intentando resolver esa injusticia.
Obviamente que no la resuelve, sino que institucionaliza esa injusticia que contraviene el principal objetivo de los humanos que es un objetivo "individual":
a- Producir más que lo que consume en los primeros escalones espirituales y...
b- Consumir menos que lo que produce, en los escalones superiores, cuando el humano ya entiende que no es una identidad separada, sino tan sólo un miembro de Dios.

Entonces ¿cómo se retoma el camino natural de la economía?

Debemos utilizar el dinero del Impuesto a las Sociedades para participar al personal propio y de terceros de "esa" empresa, porque es volver a remunerar el trabajo por su precio y no por su costo.
Hagamos nada más eso, y el desempleo, la mayor paradoja de la actualidad, desparecerá en cuestión de meses.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario será bienvenido!