sábado, 18 de mayo de 2013

Fines de Lucro

Primero voy a definir más precisamente el populismo, o tercera postura, para que no caminemos por un callejón sin salida por discrepancias filosóficas profundas.

La Tercera Postura pretende una sociedad sin fines de lucro, y quiere "mejorar" al ser humano para que acepte integrarse a ella.
La Cuarta Postura es exactamente lo contrario. Quiere que el fruto de las acciones de los asalariados no sea derivado a asistir a quienes no hicieron acción alguna.
Y ello con la excusa de difusos "derechos" que el hombre tendría por el sólo hecho de serlo.

Cualquier asalariado puede demandar a los Estados del mundo por lucro cesante y nosotros podemos ser sus abogados.

Lucro cesante es el daño que se desencadena a partir de la pérdida de una utilidad económica o de una ganancia legítima.

Podemos comprobar la existencia del daño con datos fehacientes.
El impuesto a las Ganancias de las Sociedades es el lucro del personal de esa empresa. Y los Estados, al apoderarse de él les han quitado su principal fuente de felicidad sustentable: las ganas de trabajar.
Cuando trabajar deja de ser conveniente, el resultado inmediato y contundente, es el desempleo.
¿Quién emplearía a alguien sin ganas de trabajar?

Al quitar el lucro y además enorgullecerse de ello, ha obstruido el mayor objetivo de la vida humana poniendo en serio riesgo la existencia de nuestra especie, pero no por desaparición física sino por reducirnos nuevamente a la especie animal original que se mueve por instinto, no por lucro.


Muchos autores han escrito acerca de lo peyorativo de este concepto. Santos López Pelegrín dice que el lucro es siempre excesivo, mientras que la ganancia es lícita al apoyarse en las leyes mercantiles. Asimismo, Roque Barcia dice que éste aparece cuando la utilidad se desvía del camino, se convierte en usurera, egoísta y hasta en muchos casos, cruel; entiende el lucro como un abuso o un delito contra la utilidad.
Los intelectuales neoliberales, en cambio, aseguran que sólo gracias al lucro es posible el desarrollo de una sociedad, ya que siempre que las empresas consigan ganancias, podrán continuar invirtiendo en ese emprendimiento o hacerlo en uno diferente. Agregan que la existencia de la industria moderna y los avances científicos y tecnológicos, se la debemos a este factor imprescindible de la economía. De este modo se apoyan en que el mercado contiene la fuerza para mantener equilibrados los intereses de las personas y las empresas, y por eso es indispensable.

Existen muchas discrepancias en torno a este endiosamiento del mercado y con él, del lucro capitalista; sobre todo se dan en materia de igualdad, ya que la consecuencia fundamental de este sistema es eliminar las clases intermedias y dividir a la sociedad en dos estratos absolutamente opuestos: los ricos y los pobres. En este punto surgen muchas preguntas; la principal de ellas es: si el capitalismo viene a reemplazar el feudalismo, imponiéndose como una forma más ordenada y eficaz de distribuir los bienes en la sociedad, ¿por qué termina llevando a las mismas consecuencias?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario será bienvenido!