lunes, 20 de mayo de 2013

Jovenes, lo revolucionario hoy es el individualismo!

Pero no sólo yo soy importante.
También vos y todos los demás individuos.

Cada uno de nosotros es más importante que el colectivo, porque el ser humano ha sido dotado de esa valiosa ilusión de creerse "otro" que el resto del universo para trabajar y producir excedentes que lograron y lograrán el progreso de la humanidad.
El engaño del colectivo lo único que ha logrado es atrasar el proceso 100 años.
Desde hace 100 años nos vienen haciendo creer que el ego es una vergüenza. La hipocresía no nos mueve un centímetro. Nuestro motor es esa ilusión que algún día podremos superar, pero mientras tanto nos hará crecer.
Es nuestro motor. Es lo único que nos diferencia de las demás especies, es la más excelsa creación.

La humanidad ha sido catequizada en la doctrina social vaticana, que es la causa profunda del abatimiento de los esforzados y del envalentonamiento de los indolentes que terminaron gobernando en todos los países.

La degradación de la humanidad en todos sus aspectos obedece a esa inexplicable e hipócrita "repugnancia al ego".
Considera que la responsable de que hoy muera un niño de hambre cada 5 segundos puede ser esa muralla intelectual que alguien ha insertado en tu mente con fines contra-natura.

La ilusión del ego ha permanecido joven y fuerte desde las cavernas y ha sido muy útil. El ser humano no "mejoró" nunca nada .
La "educación" lo único que ha hecho es hacerte avergonzar de ella y ha hecho una metástasis de la hipocresía para disimularla porque eso otorga patente de "bueno".

Pero diseñando un sistema económico social es muy peligroso basarse en mentiras, porque la economía no perdona las mentiras.

Hoy Jesús diría "ustedes todavía no comprenden" pero por favor modifiquen las relaciones laborales porque es la única manera de restaurar las "ganas de trabajar" que es lo que distingue a vuestra especie.

¿Quién contrataría a alguien que no tiene ganas de trabajar y además te detesta? Sólo los héroes.
Sería un milagro que no hubiera desempleo.

Por eso es muy importante que los empleados participen en las ganancias de "su" empresa porque es ahí y no en otra parte donde se evidencia lo que otro estuvo dispuesto a pagar por su trabajo.
Si el Estado confisca una parte de esas ganancias es obviamente la parte del personal.

http://proyectoactitud.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario será bienvenido!