domingo, 4 de agosto de 2013

Dios se rompió el alma

Dios se rompió el alma para crear una especie que se movilizara para ganar, y no para vegetar como los animales.
Pero ahora, resulta que esa nueva especie reniega de su particularidad y se asusta de "Crear y acumular excedentes".
Imagino que el Creador estará pensando..."¡Allá ustedes! Les dije que no se comieran el fruto".

Desde hace docientos años el trabajo comenzó a remunerarse sólo por el costo y no por el precio. Y se armó lío. 
Pero la nueva especie, en lugar de luchar por lo suyo, por su individualidad, se auto-flageló con una doctrina que hizo que el Estado confiscara esa diferencia y la usara para "asistencialismo".
Los líderes tienen que advertir el error y re-funcionalizar esa doctrina adjudicando los excedentes a cada uno.
La consigna hoy debe ser GANANCIAS PARA TODOS, siembra, y cosecharás, como se explica en la "parábola de los talentos"




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario será bienvenido!