domingo, 4 de agosto de 2013

Dios se rompió el alma

Dios se rompió el alma para crear una especie que se movilizara para ganar, y no para vegetar como los animales.
Pero ahora, resulta que esa nueva especie reniega de su particularidad y se asusta de "Crear y acumular excedentes".
Imagino que el Creador estará pensando..."¡Allá ustedes! Les dije que no se comieran el fruto".

Desde hace docientos años el trabajo comenzó a remunerarse sólo por el costo y no por el precio. Y se armó lío. 
Pero la nueva especie, en lugar de luchar por lo suyo, por su individualidad, se auto-flageló con una doctrina que hizo que el Estado confiscara esa diferencia y la usara para "asistencialismo".
Los líderes tienen que advertir el error y re-funcionalizar esa doctrina adjudicando los excedentes a cada uno.
La consigna hoy debe ser GANANCIAS PARA TODOS, siembra, y cosecharás, como se explica en la "parábola de los talentos"




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario será bienvenido!

¿Cómo explicar la Cuarta Postura?

Antes del siglo XIX, cuando un laburante hacía una silla cobraba UNO.  Si hacía dos, cobraba DOS Si se quedaba por la noche y hacía tres, ...