miércoles, 14 de enero de 2015

El objetivo es prosperar


Como bonus track de esta investigación sobre una nueva doctrina social que encuentre nuevas relaciones laborales para salir de esta crisis terminal de la especie, se fueron encontrando algunos tesoros que me veo en la necesidad de compartir.


El objetivo humano es prosperar porque incrementa tu talento, el de tus hijos y el de toda la sociedad.
Y no muere! 
Pero el populismo lo prohíbe. 

El excedente es combustible para prosperar.
Casi nadie trabaja para los demás sino para prosperidad de su familia. 

La participación en las ganancias corresponde al empleado, no al Estado!
Para vislumbrar el horizonte, el Estado no debe financiarse del dinero joven, sino del viejo.

El dinero viejo es de los ricos. Al recién nacido lo genera el trabajo y LO COME EL POPULISMO!

Basta de abatir a los esforzados y envalentonar a los indolentes!
1- El famoso "árbol invertido" al que aluden varias escrituras, o "árbol del conocer y decidir", tiene ramas que rozan el universo físico y raíces que rozan a Dios. Ver esquema en mis participaciones anteriores.

2- Su tronco constituye el universo intermedio, y es una especie de link que se denomina persona, y tiene existencia trascendente y eterna.

3- Su fruto no es otra cosa que el progreso, es decir la diferencia entre lo que cada uno entrega a la sociedad y lo que toma de ella en el uso que se hace de ese "árbol". Esa relación de cantidades, un número natural comprendido entre 1 y 3, es revisada y calculada un instante después de nuestra última respiración, y nos impele a buscar un recién nacido apto para soportarla.

4- En esa búsqueda infernal debe encontrarse una familia con progenitores que tengan un número parecido para que la formación del recién nacido sea continuidad de la serie de nacimientos sucesivos que nos precede.

5- Pero además debe tener un zodíaco similar, cuyo escenario cósmico sea parecido al del muerto.

6- Y acá viene lo más curioso, debe tener un sexo similar al del muerto, porque lo único de la memoria que nos trasciende son nuestros deseos y aficiones más profundas, es decir la inclinación sexual, y demás deseos profundos como por ejemplo la capacidad musical o artística. Esto del sexo entonces suele ser resignado si las otras dos condiciones son aptas. Por eso los homosexuales tienen un número alto, es decir vienen de vidas en las que han entregado mucho a lo sociedad y han consumido poco y tienen gran conciencia artística. Un homosexual merece más respeto que el que reciben actualmente, y además, por su nivel espiritual tienen, por lo general mucha más facilidad para liderar que una persona normal.
No es casual que alcancen puestos de poder importantes o sean filósofos.
No es casual tampoco que la mayoría de los peluqueros, decoradores, modistos sean homosexuales porque tienen una compulsiva necesidad de embellecer.


7- Entonces esa interminable discusión sobre el momento en que un embrión se transforma en persona, se define indudablemente. Es con la primera respiración cuando se transfiere la percepción del yo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario será bienvenido!