viernes, 9 de mayo de 2014

El Documento Episcopal

Aunque parezca paradójico, la iglesia es la principal culpable de la corrupción estatal y de la violencia social.
Su doctrina social (que ha servido de base para nuestra legislación laboral y tributaria) ha logrado que 1/3 de las ganancias de todas las empresas quede en el Estado, siendo que ese dinero es precisamente la participación en las ganancias que corresponde al personal propio y de terceros de esa empresa.
Eso es lo que a los gobernantes les da la libertad para hacer sus negociados, porque los empleados burlados (90% de la población) no se sienten parte de la república, y entonces no se sienten actores principales en cuestiones de Estado. Viven la vida sólo reclamando por sus necesidades y tienen prohibida la prosperidad.
Más detalles en
 
http://www.proyectoactitud.com/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario será bienvenido!