lunes, 19 de mayo de 2014

Una ley que todos cumplirán

Es posible modificar el ánimo de todos los argentinos en poco tiempo y lograr un crecimiento constante de un 10% anual, mediante una simple ley.
Se trata, esencialmente, de redireccionar el impuesto al beneficio empresario hacia el personal propio y de terceros de "esa" empresa.

Una vez promulgada la ley, cada empleado verá que las condiciones de su trabajo han cambiado en los siguientes aspectos:

1.Sabrá que los organismos corporativos que le atemorizaban, como los falsos sindicatos cuyo principal objetivo era ser sobornados, y que casi no tenían en cuenta el verdadero beneficio de sus afiliados, dejarán de tener poder. Ello será así porque el personal, en su conjunto y en equipo por empresa, se esforzará por generar ganancias a su empleador, ya que a mayores ganancias, mayor porcentaje de impuesto al beneficio empresario y consecuentemente mayor beneficio para su familia.

2.Contará con la colaboración de su empleador quien será el mayor interesado en que el sistema funcione.

3.Contará con un apoyo en retaguardia de los empleados públicos, cuyo destino mejorará porque la recaudación fiscal, fuente de sus sueldos, crecerá constantemente.

4.Contará con otro apoyo logístico en retaguardia, los jubilados y las amas de casa, quienes brindarán todos sus esfuerzos de manera que nada le falte para lograr su máxima potencialidad.

5.Y contará también con un reclutamiento listo para entrar en acción (los desocupados), a medida que se vayan abriendo nuevos frentes de ataque, es decir a medida que se vayan conquistando mayores áreas para explotar con creciente rentabilidad.

6.El propio sistema le garantiza que sus derechos por adherir al sistema jamás le podrán ser quitados.

7.Las presiones de los organismos de crédito internacionales cederán, pues con la Tasa de Retorno de este proyecto, tendrán la certeza de cobrar fácilmente los servicios de sus acreencias.

8.Contará con los funcionarios políticos como espectadores, que podrán cumplir ahora sí, el mandato de liderar la toma de decisiones para  planificar. Consecuentemente no obstruirán el trabajo.

9.Y podrá en fin doblegar a su enemigo principal, (su propio miedo y su propio pesimismo), el cual actualmente le inmoviliza en gran medida. Podrá observar casi inmediatamente un resultado notorio y explosivo, recomponiendo su autoestima, principal recurso para el crecimiento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario será bienvenido!