domingo, 22 de febrero de 2015

La confesión iraní


Un sitio de inteligencia israelí descubrió que existió colaboración entre la agencia de inteligencia argentina (iglesia) y la iraní para volar la AMIA.


In a secret call to Nisman, the fake defector Abbas Haqiqat-Ju reported that a fellow high-ranking Iranian intelligence officer had managed to flee Tehran with a suitcase full of very important papers that shed valuable light on the criminal collaboration between Argentinean security agencies and Iranian operatives in the bombing attack on the Jewish center.


Debka file realizó su propia pesquisa sobre la muerte de quien investigaba el atentado de 1994 contra la AMIA en Buenos Aires.


Una "investigación especial" llevada a cabo por Debka file -un sitio de inteligencia militar con base en Jerusalén, "ha descubierto que Nisman recibió a un agente iraní, que se había ganado su confianza haciéndose pasar por un desertor y que utilizaba el nombre de Abbas Haqiqat-Ju".

Así comienza la nota publicada por debka.com, que detalla también el contexto político en el que se produjo la voladura de la mutual israelita AMIA de Buenos Aires en 1994, en la que murieron 85 personas.

"Según nuestra investigación, dos ministros de inteligencia iraníes, el influyente Mahmoud Alavi y su predecesor Hojjat-ol-Eslam Heydar Moslehi, trabajaron "codo a codo con funcionarios de agencias de inteligencia del gobierno argentino" y explica que en Irán los espías reciben órdenes directas del líder supremo, el Ayatollah Alí Khamenei.

"Por 10 millones, Carlos Saúl Menem (presidente argentino entre 1989 y 1999) y sus compinches accedieron a cerrar la investigación de los dos ataques terroristas", afirma Debka en referencia a los ataques a la AMIA, en 1994, y a la embajada de Israel, en 1992.

"El primer paso se dio en 2010, cuando un iraní contactó al fiscal Nisman para pedirle un encuentro secreto.
Se presentó como un ex alto oficial de la inteligencia de Irán, que había desertado,volado a Dinamarca y que esperaba trasladarse a Buenos Aires con valiosos documentos sobre el ataque a la mutual judía", relata Debka.
Aseguró que esos documentos probaban en detalle la complicidad de Mohsen Rabbani como cabeza de la operación contra la AMIA.

El encuentro se produjo en Buenos Aires. El desertor se identificó como Abbas Haqiqat-Ju, le entregó a Nisman "documentos genuinos" que contenían evidencia de la participación de argentinos en complicidad con Irán.

Puso en movimiento a Haqiqat-Ju, quien le pidió a Nisman un lugar seguro para encontrarse con un segundo desertor que se había escapado de Teherán y que pondría a su disposición documentos que probaban la colaboración entre la agencia de inteligencia argentina y la iraní para el ataque a la AMIA.
Requirió estricto silencio y secreto sobre la reunión pactada.

Fuente
 
In a secret call to Nisman, the fake defector Abbas Haqiqat-Ju reported that a fellow high-ranking Iranian intelligence officer had managed to flee Tehran with a suitcase full of very important papers that shed valuable light on the criminal collaboration between Argentinean security agencies and Iranian operatives in the bombing attack on the Jewish center.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario será bienvenido!