jueves, 12 de septiembre de 2013

No sólo de pan vive el hombre

No sólo de pan vive el hombre. Para sumarse necesita sueños de progreso. 
Si no se acaba con todas las ratas, no se acaba con ninguna.

Desde hace docientos años el trabajo comenzó a remunerarse sólo por el costo y no por el precio. Y se armó lío.
Pero la nueva especie, en lugar de luchar por lo suyo, por su individualidad, se auto-flageló con una doctrina colectivista que hizo que el Estado confiscara esa diferencia y la usara para "asistencialismo".
Los líderes tienen que advertir el error y re-funcionalizar esa doctrina adjudicando los excedentes a cada uno.

La consigna hoy debe ser GANANCIAS PARA TODOS, siembra, y cosecharás, como se explica en la "parábola de los talentos".
Tenemos la solución al alcance de nuestras manos pero como la hipocresía es la ley, difícilmente se alcance a ver antes de desaparecer como especie.

Ése es el desafío, alguien tiene que ver la salida o estamos fuera. Alguien debe derribar la doctrina destructiva e instalar la nueva.
El Estado podría acabar con el desempleo y con el empleo en negro en cuestión de meses.
Sólo necesita una ley para que los empleados que se esfuercen más que lo esperado, o que desarrollen su creatividad, cobren más que lo habitual.

Esa nueva actitud del personal de las empresas generará excedentes que el Estado recaudará inmediatamente.
Quedará reflejada automáticamente en el Impuesto a las Ganancias de la 3ª categoría, porque los recursos frescos que se generarían impactarían directamente en la recaudación de esa empresa.
El Estado (que recaudará la tercera parte de esas nuevas ganancias), contará al fin del ejercicio con un monto de dinero extra similar al que esa empresa destina a los sueldos.
Y eso porque en la inmensa mayoría de las empresas, los costos del personal son aproximadamente la mitad de los costos del capital.
Es decir que el Estado, al fin del ejercicio podría pagar trece sueldos al personal de esa empresa.

Entonces, la decisión del personal de duplicar la producción le permite duplicar sus sueldos.
Cualquier empresa podría duplicar su producción si se promulgara esta ley de GANANCIAS PARA TODOS, porque la misma ley generaría un mercado que absorbería esa doble producción
.
Sería entonces un negocio redondo para todos, pero especialmente para el Estado.


Vea los detalles en el proyecto de ley

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario será bienvenido!