miércoles, 19 de junio de 2013

Una interna extranjera nos está matando

Nuestra tierra está ante la inminencia de una guerra civil, entre los mismos bandos que no resolvieron su conflicto en los años 70, es decir dos facciones vaticanas que deberían dirimir su compulsa en su territorio y no venir a reclutar esbirros en nuestra querida patria.
Tenemos por un lado a la doctrina social ortodoxa, personificada por el peronismo disidente, la jerarquía eclesiástica, la jerarquía militar, y la jerarquía judicial, es decir los mismos que eran adictos a los golpes de Estado y que hoy publican en Clarín.

Por el otro lado tenemos a la Teología de la Liberación, con los curas tercermundistas, los montoneros, y la intelectualidad fashion.

Se está incendiando esa parte del país que aún no sabe si responder a la doctrina social orotdoxa o a la teología de la liberación.
Pero dejemos que resuelvan sius diferencias en el vaticano, fuera de nuestra Argentina que está haciendo sus primeros pasos independiente del culto. Nosotros no tenemos absolutamente nada que ver, no nos dejemos arrastrar, sólo presenciemos su mutua destrucción.
No nos embanderemos aún cuando alguna "simpatía" nos envuelva con sus sirenas.
Resolver los problemas de nuestro país es sumamente fácil, pero ncesitamos que los fanáticos queden parados y a merced de su mismo fuego cruzado.
Nosotros sentémonos en el suelo tranquilos y esperanzados.

Argentina tendrá su Cuarta Postura, y será del mundo!
Que al culto lo sostengan sus fieles, así a ninguno de los dos bandos le quedarán balas para molestarnos luego.

Esta salida podría ser motorizada por cualquier partido.
Es la Cuarta Postura o Doctrina de los Talentos.

El lastre en el fondo de la economía son las pocas ganas de trabajar de sus integrantes. Hoy no les conviene trabajar, ni a los emprendedores ni a los asalariados porque los economistas creen erróneamente que al Estado deben financiarlo quienes más ganan. Y como "ganar" es sinónimo de trabajar, el cóctel se ha vuelto explosivo.
No conviene tocar las ganancias del que
trabaja .Recién luego, cuando las gira, o compra propiedades o consume, sí hacerlo tributar.

El día que esta nueva doctrina se implemente, los titulares del mundo dirán: "La tercera parte de las ganancias de las empresas es para el personal. Argentina prorrateará su Impuesto a las Ganancias entre el personal propio y de terceros de cada empresa".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario será bienvenido!