domingo, 7 de julio de 2013

Nunca esperes que alguien haga lo que no le conviene

Todo en la economía es una cuestión de conveniencia.
De manera que para resolver los problemas de la sociedad, primero tenemos que buscar la manera de que al protagonista le convenga.
Por ejemplo, la solución para el desempleo y el empleo  en negro debe ser una que acomode las relaciones de manera que al emprendedor y al asalariado les convengan.


Analicemos en profundidad cuál es la causa del desempleo, esa paradoja.

Sabemos que la inacción genera pobreza y la pobreza genera inacción, constituyéndose un círculo vicioso.



Veamos entonces la causa profunda del desempleo: 
Si a una persona no se le retribuye por el valor de lo que produce, sino sólo por el valor de lo que necesita para estar disponible para volver al trabajo al día siguiente, se están anulando sus naturales incentivos humanos a la acción. Y cuando se apagan esos naturales incentivos, a los emprendedores ya deja de convenirles contratar personal, y se refugian en emprendimientos pequeños manejados por sus hijos.



Irónicamente, trabajo sobra.

Para el pequeño y mediano emprendedor, vemos que oportunidades de trabajo sobran: Hay mucho por hacer en todas partes.

Lo que no hay son condiciones que resulten atractivas para ambos protagonistas. 
Verdaderamente, se desalienta el contratar un nuevo miembro de personal. Luego lo que falta no son las oportunidades de trabajo, sino las oportunidades de contrato de personal.



Las relaciones laborales actuales no les sirven ni al emprendedor ni al miembro del personal 

Hay una alternativa que aún no está visible, pero que está más viva que nunca y puede dispararse pronto en cualquiera de los partidos en pugna, incluso en alguna de las dos ofertas peronistas, si es que tienen la cintura suficiente para poner sobre el tapete una modificación de las relaciones laborales que reviva las ganas de trabajar

El primer político que lo proponga, ganará estas legislativas.
Es la primera vez que la política estará al servicio del ciudadano, lo cual transformará a los clientes en ciudadanos de verdad.
Un político inteligente dirá: 

"Basta de populismo, utilicemos el dinero del Impuesto a las Sociedades para participar al personal de todas las empresas en las ganancias que genere su mayor esfuerzo y  creatividad"


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario será bienvenido!