sábado, 20 de julio de 2013

¿No hay enemigo?

Aunque parezca mentira, lo más grave que le pasa a nuestra sociedad es que está inmovilizada en guardia contra un enemigo difuso.
Cree que su enemigo son los políticos, o los emprendedores, o los sindicatos, o el imperialismo u otras incoherencias que lo único que hacen es frenar la producción.
La verdad es que no hay enemigo, pero esa pelea contra los molinos de viento nos hace estancar cada vez más y nos hace sospechar hasta del juez.

Pero entonces..¿alguien nos azuza con algún propósito inconfesable?
¡Tampoco!

El Estado es quien comete una estupidez y ni siquiera sabe que la comete:

Casi nadie advierte que al dinero que el empleado genera por encima de lo que recibe como sueldo, se lo lleva el Estado bajo el eufemismo de Impuesto a las Ganancias de las Sociedades. Y hasta utiliza ese dinero con fines "benéficos" y hasta se corrompe para hacer más "beneficencia" porque cree que así se combate a la pobreza.

Si se refuncionalizara ese dinero, la sociedad se pondría en marcha sin freno hacia la prosperidad, y todos tirando del mismo carro.


http://proyectoactitud.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Su comentario será bienvenido!